ADC Espacios | Diseño de la pepita burger bar santiango
Proyecto de Diseño e implantación de La Pepita Burger Bar. Un nuevo proyecto de interirismo para la cadena de hamburguesas La Pepita Burger Bar realizado por el estudio de arquitectura y diseño ADC Espacios. En este caso, se trata de la implantación en la ciudad de Santiago de Compostela.
la pepita burger bar, diseño de restaurantes, diseño de la pepita burger
24620
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-24620,cookies-not-set,extensive-vc-1.7.4,ajax_fade,page_not_loaded,boxed,select-child-theme-ver-1.0.0,select-theme-ver-3.8.1,vertical_menu_enabled,side_area_uncovered,,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive,evc-predefined-style
DISEÑO COMERCIAL
PROYECTOS

LA PEPITA BURGER DE SANTIAGO DE COMPOSTELA

RESTAURANTES

Ubicada en el bajo de un antiguo edificio en el centro de la histórica ciudad de Santiago de Compostela, se emplaza uno de los establecimientos más sorprendentes de la marca, La Pepita Burger bar Santiago.

En este local se situaba en el pasado el emblemático Fornos, un restaurante de estructura clásica.  Tras realizar el estudio del local, descubrimos las capacidades volumétricas que este tenía, dada l gran altura que se escondía detrás de su envolvente decorativa. Aun así, presentaba un condicionante que dificultaba la distribución, la ubicación de sus concinas, que dividían su espacio mediante un largo pasillo que genera dos volúmenes.

Desde la entrada de la Plaza de Galicia, accedemos al establecimiento mediante un espacio de doble altura que en su planta alta ubica la Sala Berenguela, a modo de pasarela sobre la planta baja donde se ubica la sala Galicia que alberga la barra principal y dónde los comensales se acomodan en mesa alta. Desde la sala Galicia se accede a través de un pasillo a La Sala Horreo, que toma su nombre de la calle a la que da su fachada.

En este espacio de la Pepita Burger Bar dónde se puede apreciar la gran altura y volumetría que no se percibía en el antiguo restaurante. Para potenciar este espacio se realizó en el techo un jardín colgante y en uno de sus laterales, se aplicó el componente regionalista que caracteriza a todas las implantaciones de la marca, que este caso cómo no podía ser de otra manera, fue un skyline de La Catedral de Santiago y su entorno próximo aplicado en el revestimiento del muro.

Así pues para La Pepita Burger Bar de Santiago se proyectó un establecimiento de 240 m2 con dos accesos y tres salas con sus respectivas barras de servicio que garantizan la óptima calidad   en la atención de sus 100 comensales.

Se configura así un espacio de carácter intersticial que genera sorpresa visual a medida que el usuario va descubriendo todos sus rincones, acompañados siempre por  la materialidades corporativas de la marca, la madera, el metal y en este casos especialmente, la vegetación.

CONTACTA CON NOSOTROS


LA PEPITA BURGER BAR DE SANTIAGO DE COMPOSTELA

DISEÑO COMERCIAL

Ubicada en el bajo de un antiguo edificio en el centro de la histórica ciudad de Santiago de Compostela, se emplaza uno de los establecimientos más sorprendentes de la marca, La Pepita Burger bar Santiago.

En este local se situaba en el pasado el emblemático Fornos, un restaurante de estructura clásica.  Tras realizar el estudio del local, descubrimos las capacidades volumétricas que este tenía, dada l gran altura que se escondía detrás de su envolvente decorativa. Aun así, presentaba un condicionante que dificultaba la distribución, la ubicación de sus concinas, que dividían su espacio mediante un largo pasillo que genera dos volúmenes.

Desde la entrada de la Plaza de Galicia, accedemos al establecimiento mediante un espacio de doble altura que en su planta alta ubica la Sala Berenguela, a modo de pasarela sobre la planta baja donde se ubica la sala Galicia que alberga la barra principal y dónde los comensales se acomodan en mesa alta. Desde la sala Galicia se accede a través de un pasillo a La Sala Horreo, que toma su nombre de la calle a la que da su fachada.

En este espacio de la Pepita Burger Bar dónde se puede apreciar la gran altura y volumetría que no se percibía en el antiguo restaurante. Para potenciar este espacio se realizó en el techo un jardín colgante y en uno de sus laterales, se aplicó el componente regionalista que caracteriza a todas las implantaciones de la marca, que este caso cómo no podía ser de otra manera, fue un skyline de La Catedral de Santiago y su entorno próximo aplicado en el revestimiento del muro.

Así pues para La Pepita Burger Bar de Santiago se proyectó un establecimiento de 240 m2 con dos accesos y tres salas con sus respectivas barras de servicio que garantizan la óptima calidad   en la atención de sus 100 comensales.

Se configura así un espacio de carácter intersticial que genera sorpresa visual a medida que el usuario va descubriendo todos sus rincones, acompañados siempre por  la materialidades corporativas de la marca, la madera, el metal y en este casos especialmente, la vegetación.

CONTACTA CON NOSOTROS


ÚLTIMOS PROYECTOS